Páginas

miércoles, 20 de junio de 2018

ADOLESCENCIA Y REDES SOCIALES: ¿UN CÓCTEL EXPLOSIVO?

      A continuación, y gracias a la colaboración de Samuel Crespo, se ofrecen diversos materiales para los que deseen profundizar y ampliar información sobre el tema de la conferencia, organizada por REDES, el pasado 14 de Junio.

Presentación utilizada en la charla:


Tesis doctoral:


Libros recomendados:

Educar en el asombro. Catherine Lecuyer
Las Redes Sociales: su influencia en la sociedad actual.
Neuroeducación: Solo se aprende lo que se ama: Francisco Mora.

Vídeos:

Resumen de la charla: 

El Poder de las Redes Sociales

Derechos y responsabilidades de los menores en la Red.

Adolescentes y Redes Sociales.

Likes: Documental sobre Redes Sociales.

Películas sobre la temática:

La Ola
Catfish  (EEUU, 2010)
Cyberbulling

CARTA A LA MINISTRA DE EDUCACIÓN









martes, 12 de junio de 2018

SOLIDARIDAD A COMPÁS FLAMENCO EN EL IES LLANES DE SEVILLA



  • ✴  El instituto sevillano llenó el Teatro Central con una gala flamenca a beneficio de los refugiados.
  • ✴  La recaudación íntegra se destinó a la ONG “ProActiv Open Arms" que recoge refugiados en las aguas del Meditaráneo.
  • ✴  Un elenco de 31 artistas ofreció una extraordinaria noche flamenca en el Central culminando un año lleno de actividades docentes sobre flamenco y solidaridad.


“ A la mar miraba/ a la mar miré/ Cómo miraba a toítas las partes y a nadie veía / solo me quedé” Suena temprano la voz de Antonio Mairena por seguiriyas de los puertos en el aula del IES Llanes. El alumnado de PEMAR escucha una breve explicación del profesor de Lengua que les introduce la seguiriya como palo trágico del flamenco y hace una sutil semblanza de Antonio Mairena. A continuación les pide que conviertan lo escuchado en un relato sobre un refugiado que cruza el Mediterráneo y que procuren reflejar -entre diez y quince líneas- sentimientos encontrados de angustia y esperanza. Actos docentes como este se han repetido centenares de veces en el IES Llanes de Sevilla a lo largo de este curso y en todos los niveles. “Claro que también ha habido exposiciones, conferencias y actos puntuales -nos explica Pedro Giménez de Aragón, el Director del Instituto- pero lo interesante de la experiencia ha sido la multiplicidad de mensajes, la lluvia fina que el alumnado ha recibido trenzando el mensaje de la solidaridad con el conocimiento tanto de la problemática de los refugiados como del flamenco como seña de identidad de los andaluces. Y esto se hace en todas las materias porque la mayoría de los departamentos están implicados. Esa es la clave”.
Han sido varias las ONGs que han pisado las aulas del instituto este año para ayudar en la tarea. “Acción en Red” aportó la exposición “Europa y los refugiados” que estuvo tres semanas en el hall del instituto y que fue visitada por todos los grupos tras haber abordado el tema en la tutoría. Esta misma ONG ofreció charlas específicas al alumnado de bachillerato y FP. También la ONG “Alianza por la Solidaridad se prestó a colaborar con personas voluntarias que abordaron con el alumnado de más edad un panel sobre “Fronteras y Acogida”. Lluvia fina, como señalaba el director del Instituto.

Así las cosas, el festival flamenco que organizó el instituto en el Teatro Central para recaudar fondos para las ONGs que trabajan con refugiados no fue más que la punta del iceberg que esconde el verdadero tesoro que es el trabajo organizado de un puñado de docentes que ha vibrado alrededor de una idea con la que transmitir formación y valores al alumnado con el que trabaja. La última de las exposiciones exhibidas en el instituto ha versado precisamente sobre bocetos de carteles anunciadores del festival flamenco elaborado por el propio alumnado y coordinado por las profesoras de Diseño Gráfico Alicia Arozamena y Pepa Escribano. La calidad de los trabajos habla por sí sola de hasta que punto el alumnado había captado el mensaje. Las profesoras Arozamena y Escribano colocaron el el centro de la exposición un texto con letra de Pedro Madroñal referida al niño Aylan Kurdi que murió en la playas turcas de Bodrum cuando su embarcación se dirigía a la isla de Kos. Su foto estremeció al mundo tumbado boca abajo con sus pantaloncitos cortos en la playa del Egeo. El alumnado había conocido la letra después de que el cantaor Manuel Castulo la incluyese en su último trabajo discográfico cantándola por tarantas. Decía así: “ Están enterrados en el mar/ inocentes cuerpos muertos/ enterraítos en el mar / malditos sean los tiempos / en los que se tienen que ahogar / las almas que van huyendo” Escrito para ser cantado como tarantos, Cástulo lo convirtió en una taranta y sustituyó la guitarra por un violín en la grabación lo que contribuyó a acrecentar el dramatismo del mensaje. Enterado del impacto de su cante entre el alumnado Castulo aceptó acercarse al instituto y cantarlo en una función en el salón de actos en la que la comunidad educativa del instituto sellaba su complicidad con la causa. Y es que todos los años el centro aborda a lo largo del curso académico un tema de carácter social porque, como expresó el director “el conocimiento ha de construirse desde diversas áreas si queremos entender cualquier fenómeno en toda su complejidad”, pero esta vez se quería ir más allá, se trataba de “hacer a toda la comunidad educativa cómplices en el conocimiento, la sensibilización y la concienciación tanto de la dimensión social del flamenco como del tema de los refugiados”. La idea había partido de una profesora de FOL, Pepa Gálvez, acogida pronto con entusiasmo tanto por el equipo directivo como por un amplio grupo del profesorado. Muy pronto el compás flamenco y la solidaridad tuvieron eco tanto en las aulas como en los despachos, incluido el del AMPA. Se decidió que lo recaudado en la gala final fuese para ProActiva Open Arms que trabajaba rescatando refugiados del mar en el mismo escenario en el que había muerto Aylan Kurdi. Pepa Gálvez acudió en busca de asesoramiento para la gala final a la Fundación Cristina Heeren que se dedica a la promoción y enseñanza de los valores flamencos. Su presidenta, la hispanista y mecenas que le da nombre a la fundación, ha sido galardonada este año con la medalla de la ciudad de Sevilla y la fundación como tal fue Premio Nacional de Enseñanza en 2012 por haber formado en el hecho flamenco a más de cinco mil alumnos de un centenar de países. La Fundación, con Cristina Heeren a la cabeza, acogió con entusiasmo el proyecto e hizo las gestiones pertinentes para que la Consejería de Cultura cediese el Teatro Central al instituto. Los flamencos no fallaron. Alguno, como Manuel Gerena, se prestó incluso a pegar carteles del festival con el profesorado del instituto por las calles de Sevilla. Otros, como José de la Tomasa, se prestaron publicitar el festival en las emisoras de la ciudad. Muy pronto se tuvo una nómina de treinta figuras del cante el baile y el toque decididos a colaborar de forma altruista. Entre ellos brillaban con luz propia figuras como Esperanza Fernández, Manuel de la Tomasa, Milagros Mengíbar, Javier Barón, Rosario Toledo, además del citado Manuel Castulo que cantó de nuevo esa taranta dedicada a Aylan Kurdi que recibía en la pared del hall del instituto a todos los que lo visitaban.


El teatro estaba lleno a rebosar, las localidades se habían agotado con semanas de antelación, todo funcionó a la perfección en el Teatro Central sevillano, lugar de acogida de grandes citas como la Bienal de Flamenco. Nadie reparó en que las personas que controlaban la entrada, acomodaban a los espectadores y coordinaban lo que pasaba tras las bambalinas eran profesores y profesoras de un instituto sevillano que ese mismo día habían acabado sus clases a las dos y media y se habían ido a casa para preparar el catering que requería un elenco tan amplio de artistas. La idea era que no hubiera ningún gasto, de forma que absolutamente todo lo recaudado fuese íntegro para la ONG. Esas personas estuvieron en el teatro con la antelación suficiente para que se pudieran realizar las pruebas de sonido, la labor de regiduría y el control de escena. Comprenderán el orgullo de tenerlos como compañeros y compañeras.
El acto en sí fue un éxito resaltado tanto por la prensa local como por la especializada. Como muestra baste un botón, Luis Perez, crítico de referencia del mundillo flamenco, comenzaba su crónica así: “Qué noche la de aquel día, dirán dentro de muchos años los afortunados que pudieron conseguir una entrada para el Teatro Central, pues llevaban varias semanas con el cartel de no hay billetes colgado. El éxito artístico estuvo a la altura” del ecónomico pues, agotadas las entradas, los esfuerzos se habían dedicado a colocar una “fila cero” con una colaboración solidaria que no daba acceso al recinto.
Pero volvamos al iceberg, ese éxito artístico, organizativo y ecónomico no era sino la culminación de un trabajo inmensamente mayor llevado a cabo por el profesorado del IES Llanes a lo largo de más de un curso para conseguir que los objetivos plasmados en el Plan de Centro no sean literatura académica sino levadura que aumenta la acción docente para lograr “formar personas tolerantes y solidarias motivadas en el respeto a la diversidad y capaces de defender la justicia social”

Miguel Camacho, profesor de Historia con destino en el IES Llanes de Sevilla